martes, 22 de octubre de 2013

CÓMO ENCONTRAR NUESTRO CAMINO PROFESIONAL

Últimamente me vienen alumnos preguntando, cuál es el mejor camino a elegir para encontrar ese empleo que necesitan o qué dirección tomar para encontrar un camino.

Es curioso, pero es algo tan básico que por alguna razón, la universidad se olvida de explicarlo.
Vamos a empezar por unas reglas que he creado para definirte a ti mismo.


En primer lugar, si te estás preguntando lo mismo que algunos de mis alumnos es porque te sientes perdido. La incertidumbre de la crisis, las noticias en la televisión, el entorno social… todo eso nos lleva al vacío psicológico.


Pensad una cosa, somos ingenieros, gente de números, probabilidades, hechos científicos, si existen hoy en día un 26% de paro es que hay un 74% trabajando ¿verdad? Contando que el paro es más elevado entre los 18 y 25 años y sumamos la gente sin estudios que no puede optar al puesto que tú quieres, todavía aumentamos más el número de personas paradas que no son competencia directa.

Una vez entendemos que todo lo que escuchamos no tiene por qué estar relacionado con nosotros, podemos dar el primer paso.


Crea una imagen

Uno de los consejos que me dio mi primer jefe, mi padre, un empresario ejemplar fue:

-Debes tratarte como una marca que quieres vender. Somos un producto aportando algo a la sociedad, lo único que debes hacer es, ser deseado.

Cuando lo escuchas por primera vez a los 14 años no le prestas mucha atención. Piensas, que cosas más raras dice mi padre… y te vuelves con tus amigos a jugar al baloncesto. Luego van pasando los años y todo tiene sentido.

Si vas a una entrevista lo que estás haciendo es venderte como producto, un producto que va a aportar algo a la empresa. Ese algo pueden ser muchas cosas; desde un servicio rápido, uno eficiente, compañerismo, compañía, confianza, dedicación, la alegría a vivir (como coca-cola)…

Crearos una imagen de qué es lo que aporta vuestro producto, para eso necesitamos conocernos bien y pasar horas meditando y apuntando lo que somos o, como hacemos muchos empresarios, copiar y mejorar.

Suena raro, pero sí, busca un perfil que te guste como ejemplo, que no seas fan, sino que quieras ser igual que él y que puedas mejorarlo. Si eres muy fan, puede que no veas los errores.

Ese perfil puede ser de cualquier rama, por ejemplo, yo puedo intentar crear una imagen parecida a la de George Clooney, aunque situándola a mi profesión. Él vende seguridad, elegancia, empatía…

Una vez tenemos esa imagen hay que pasar al siguiente escalón:


Darse a conocer

Como en cualquier empresa debemos promocionar nuestro producto.

Una de las formas más comunes de promocionarnos es, mediante nuestro curriculum y apuntándonos a las ofertas de empleo que aparecen en la web.

Ésta es la técnica más común, es como si abrieran un supermercado y pusiéramos nuestro producto en las estanterías. Si vamos al Mercadona, vemos las marcas de toda la vida, con una gran experiencia y una imagen bien diseñada, vemos la marca blanca de Mercadona a bajo precio (para nosotros serían los trabajadores que tienen un contacto en la empresa) y el resto de marcas. Y ahora mismo somos una de esas marcas. No estoy diciendo que no sea eficaz, tan solo que nuestras probabilidades de que nos compren serán muy bajas, y si sumamos que ese supermercado puede estar empezando ahora…

Entonces, si descartamos esa forma de transmitir la imagen, ¿Qué nos queda?

Nos queda lo que hacen los comerciales, saber dónde se vende el producto e intentar venderlo. En todas las conferencias donde sale el tema explico el día que pisé Sevilla. Fui a que me dieran un curso y salí de aquella academia con trabajo. No existía oferta, no existía necesidad, pero vendí mi producto.

Puedes intentar algo diferente, poner una pancarta, exponerte en un local, visita los polígonos industriales, entra en sociedades o clubs y conocer gente, crear tu propia empresa… Eso sí, intenta ser creativo.

Una vez tenemos nuestro objetivo debemos:


Fabricar nuestro producto

Si tenemos bien definida la imagen y sabemos dónde hay que vender el producto, lo único que nos queda es fabricar y fabricar y fabricar.

Al decir fabricar, me refiero a crear ese producto, somos nosotros sí, pero la gente debe poder ver en nuestro interior. Ahora mismo, en este preciso instante, en el momento justo que estoy apretando las teclas de éste ordenador configurado para el diseño industrial, estoy mostrando lo que soy, estoy fabricando mi imagen.

Ir a conferencias y relacionarte con personas es otra forma de fabricar.

Crear panfletos, pancartas, tarjetas de visita es una forma de que el cliente conozco nuestro producto, y eso es fabricar. Nosotros somos esas tarjetas de visita, hay que mimarlas.

Ya que tenemos todos los ingredientes para lograr nuestro objetivo solo nos queda trabajar duro y tener una psicología fuerte. 

Seguro que tendréis la recompensa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada